Editoriales

» Volver



Doce años han pasado, desde que un gobierno peronista con Néstor Kirchner al frente, tuvo la enorme responsabilidad de sacar al país, de una de las mayores tragedias del siglo xx, como fue la crisis y diáspora social del 2001. Lo hizo desde donde pudo, pero con identidad peronista y objetivos comprometidos con el pueblo. No lo quiso hacer desde cualquier lado, intentando salir adelante, comprometiendo futuras generaciones, negociando con el poder de las sombras, de los dueños del poder oligárquico y conservador.

Lo comenzó con el manual peronista en la mano, “el poder se ejerce” y desde ahí se disciplina la propia tropa primero, que estaba en desbandada, alertagada por la traición de los 90 y la conmoción política de la etapa final del neoliberalismo. Había decenas de monedas provinciales, mecanismos de trueque para alimentarse, millones de desocupados, hambre , desolación, Ezeiza como destino, que había que reparar junto a sectores medios con sus recursos robados por bancos estafadores, socios de ministros y economistas endeudadores seriales, ladrones que aún siguen dando consejos y son candidatos de la reacción conservadora. Había que levantar un campo de tranqueras cerradas y mujeres en lucha que sentían que esos mismos bancos les robaban sus tierras, que ya no valían nada. Esa tarea la emprendió el peronismo, ese peronismo que estuvo al frente de la confrontación necesaria con los saqueadores de turno, cipayos de siempre, la antipatria misma.

Fue sin dudas un largo y difícil proceso, que aún continúa de reparación histórica, con errores sin dudas, con colaboradores no siempre aptos para los cargos, con algunos episodios de corrupción que la oposición intentó universalizar, pero con un camino trazado por la recuperación del estado como ordenador social, como promotor de de la industrialización postergada por el neoliberalismo financiero extorsivo, desplazando de a poco al mercado como protagonista excluyente de la economía, recuperando la misma bajo la conducción política. Mas estado y mas política diciendo No al ALCA en Mar del Plata, fortaleciendo al UNASUR, erigiendo a la Argentina como paradigma universal de los derechos humanos con memoria, verdad y justicia, que puso al frente del pueblo las infames conductas asesinas de la dictadura y el robo de bebés que seguimos recuperando gracias a las Abuelas de Plaza de Mayo, en una imagen que inunda de horror en sus detalles y de humanidad en su reparación.

Cristina sobre lo realizado, comenzó sin pausas la “deconstrucción” estructural del neoliberalismo, con la recuperación de las AFJP, YPF, Aerolíneas, Banco Central, Bolsa de Valores, todos instrumentos entregados a los vaciadores privados, algunos hoy presos en España, junto a la construcción de derechos, ampliación de los existentes como los jubilatorios y la movilidad como los nuevos AUH, Progresar, Procrear, además de la creación de 13 universidades garantizando accesibilidad y gratuidad en la formación profesional, que con el programa Raíces de recuperación científica de profesionales argentinos en el exterior, permitió dotar de volumen y capacidades al nuevo Ministerio de Ciencias. Estos hechos originaron la mayor reacción corporativa de los sectores concentrados del poder económico, que a la par de la creación del trabajo argentino y las leyes laborales mancilladas por el neoliberalismo, crearon el pánico de la distribución de la riqueza que sin embargo, contra viento y marea, con paritarias funcionando y el salario mínimo garantizado, avanzó hacia niveles históricos del peronismo.

Si a estos elementos le sumamos nuestro compromiso nacional con la región, fortaleciendo la Patria Grande, desde cada herramienta creada al efecto, nuestra apuesta al mundo Multipolar, abandonando el eterno sistema de sumisión “occidental y cristiano”, al decir de los analistas eurocentristas que apoyan guerras e invasiones en Medio Oriente, que nos hicieron en los 90 participar de acciones bélicas en tierras lejanas, avasallando pueblos en nombre de la Libertad y la Democracia, cuando el fin eran los negocios del petróleo y el dinero. Por eso atacaron con los Fondos Buitres, porque fuimos capaces de deshacernos de los condicionamientos coloniales del FMI, porque reestructuramos la enorme deuda externa con una quita histórica, porque las condiciones las comenzamos a poner nosotros, los argentinos que asumimos nuestro destino en nuestras manos, sin injerencia externa, sin pudores ideológicos en las relaciones internacionales, privilegiando los intereses del país y del pueblo como los únicos intereses a defender.

Por eso nos odian, por lo que hicimos bien, no por las cosas que incluso nosotros podemos criticar, otros del campo nacional nos critican por lo que falta, claro que lo conocemos todo lo que falta, es mucho mas de lo que se hizo, es construir un modelo social solidario desde las cenizas neoliberales, industrializar un país que siempre se le asignó el rol colonial agro exportador, al cual quieren volver nuestros enemigos en las urnas, que intentaron mil golpes blandos que no les funcionaron, inventaron mil cataclismos que no sucedieron, hicieron golpes de mercado de divisas que controlamos, intentaron judicializar la política y lo consiguieron a medias con una justicia monárquica que nos debemos democratizar. No pudieron, fracasaron una vez mas, fueron derrotados en la instalación de operaciones mediáticas que conmovieron al instante y se esfumaron a los días, se volvieron patéticos, trabajaron de denunciadores seriales, ni siquiera avanzaron en propuestas de la derecha universal del ajuste y la macro economía, no se animaron, son pusilánimes y miedosos. Sólo se supieron esconder detrás de balas y asesinatos, represiones y mordazas, de manejos a control remoto de embajadas extranjeras, hoy asesorados por gurúes marketineros que los llevan a cambiar discursos y atacar ciegamente.

El pueblo es inteligente, mucho mas que sus dirigentes y mucho, mucho mas que los medios de comunicación hegemónicos, por eso brinda a la Presidenta un apoyo inédito en democracia a la hora de la partida, de mas del 50%, después de 12 años de gobierno y con un caudal electoral que nos hace protagonistas de la historia.

Por eso compañeros debemos exigir a todos nuestros y extraños, como mínimo respeto a quienes han llevado a nuestro país a incluir al pueblo en una recuperación costosa, inédita, sacrificada pero entusiasta con las utopías abiertas al futuro, con las esperanzas intactas y los sueños compartidos de un colectivo que es emocional, pero que también es ideológico, político, doctrinario y filosófico, como es el peronismo en sus flamantes 70 años de historia. Nos hemos ganado el respeto con lucha, mártires, héroes y con gestión soberana y con justicia social.


Aportes Sindicales









Institucional Obra Social Turismo sindical Novedades Social y Deportivo Multimedia Contacto
Sindicato Ospida Hotelería Escala salarial Fotos
Autoridades Coseguro de IOMA Camping Últimas noticias Videos
Recibo de haberes Noticias de viajes Noticias generales Editoriales
Solicitud de ingreso Fotos Salud y Seguridad
Espacio de la Mujer
    Links de interés